Taller de Quika

Al Taller de Quika no se viene a aprender técnicas cerámicas, no se viene a hacer regalos hand made, ni tampoco se viene a hacer la vajilla de casa.

Aquí la gente viene a dejarse ir. Y no es cosa fácil. A veces tardamos años en recuperar ésa capacidad innata en el ser humano, capacidad perdida, anquilosada o acallada por una sociedad, donde parar está mal visto.

Y éste, el espíritu de trabajar con uno mismo por uno mismo, es el que me gusta mostrar al que se acerca.

El ambiente

Para ello, es fundamental estar/trabajar en un lugar que nos lo permita, con gente que no modifique nuestra “manera de hacer”, ni pretenda hacer de nuestro trabajo, obras de arte. Únicamente realizando una labor de asistencia a quien lo necesite, cuando lo necesite y proporcionando un ambiente:

De acogida, independientemente de la edad y de la experiencia previa. Pues las ideas preconcebidas sobre la capacidad o las habilidades de alguien, nos impiden acoger al individuo como ser único que es.

De respeto, sin juzgar a nadie, ni su trabajo, ni sus procesos. De manera que cada uno trabaja en lo que necesita en cada momento, sintiéndose libre de hacerlo, pues es respetado y respeta así mismo, al resto de individuos tal como son.

Otros detalles de andar por casa

Cuando entramos en un nuevo ambiente (ya sea un nuevo colegio, un nuevo trabajo, un restaurante o cualquier otro sitio), todos necesitamos un tiempo antes de poder relajarnos. Saber dónde estamos, con quién estamos y lo que podemos esperar, es lo que más rápidamente nos permite llegar a ése estado de relajación en el que nos encontramos más a gusto.

Por eso, te cuento más…

  • Nadie comenta los trabajos, ni toca piezas que no sean suyas.
  • Puede que te apetezca venir, pero no trabajar. Puedes hacerlo.
  • Puedes traer algo para picotear o beber y compartir. También puedes no hacerlo y tomar algo del taller.
  • Los niños siempre pueden acudir a mi taller, hay espacio y tienen cosas que hacer. Si se produce ruido (aunque también se concentran, a veces pasa), puedes decirlo e intentaremos moderarlo o proponer que salgan al jardín.

Por su naturaleza, no hay objetivos en el taller, pero es cierto que las personas que me han acompañado en éstos años, aseguran encontrarse a gusto y encontrar más tarde o mas temprano, el camino para permitirse ser quien son.

Para venir al Taller de Quika

Éste taller estará pendiente de hacer grupos. Disponible habrá, los viernes por la tarde de 16:30 a 19 en invierno y de 17:30 a 20 en verano.

10€ por sesión.

Se puede venir con niños.

Reserva tu plaza

Pin It on Pinterest

Share This