Quiero compartiros, que a partir de octubre, comienza mi formación en Arteterapia Gestalt.

Quizás sorprenda y no me extraña, no parece muy cercano a mi trabajo. Os voy a contar mis motivaciones…

Si os digo que el barro resulta terapéutico, no sería ningún descubrimiento para aquel que lo ha probado. Mi trabajo en éstos años, ha consistido en dejar hacer, dejar que cada cual trabajara lo que necesitara y sacara lo que tenía que salir. Para que todo esto ocurriera, sólo intentaba facilitar el camino del fluir.

He observado, pedido consejo, leído, buscado información, incluso, me he metido en un profundo estudio sobre la creatividad. Voy encontrando respuestas, pero necesito más herramientas.

Por qué Arteterapia? Lo más importante para mí, fue descubrir que la Arteterapia Humanista, es una corriente no interpretativa y que reconoce, en el trabajo de expresión libre, material salido del inconsciente.

Además, encuentro respuestas pues…
• Atiende al darse cuenta del aquí y el ahora, manteniendo el contacto con la situación que se está viviendo actualmente.
• Incide en la responsabilidad que cada uno tiene sobre su vida, para abrir así la posibilidad de decidir y actuar sobre ella.
• Apuesta por el darse cuenta de las sensaciones y emociones que nos van aflorando y por poner más conciencia.

No está en mi ánimo hacer terapia con nadie. Pero sí me gustaría acompañar adecuadamente, a todo aquel que participa en mis talleres y facilitar el trabajo que ha venido realizar.

Pin It on Pinterest

Share This