blog quika

Hay que ver! Siempre ponemos la prioridad en los de fuera…

Eso me dijo una amiga, cuando me vio girar el grifo de un pilón industrial, para cedérselo a una señora, a costa, de mojar las mangas de mi hija en el trayecto.

No era la primera vez que sentía, que había dado prioridad a un/a extraño/a o a un/a amigo/a, antes que a mí o a los míos. Entonces, por qué lo sigo haciendo?

Ahora, entiendo que es una necesidad de aceptación no resuelta. Es algo común. A lo largo de mi vida, he tratado con numerosas personas, que dependen todo el tiempo, de la aceptación ajena, es algo reconocible y que llega a crear dependencia. Pero no siempre es tan claro, a veces se muestra de forma muy sutil y condiciona de forma invisible nuestras vidas.

El primer paso es ésto, el darse cuenta. No es tarea fácil, aunque bien merece la pena!

Ahora, es lo que nos ocupa en el taller. Lo “entrenamos” con diferentes técnicas o recursos y en el último, pudimos ver/sentir éstas sutilezas…

En la propuesta final, después del trabajo que cada cual viene a hacer, nos encontramos con la posibilidad de “aportar” (si sentíamos que podíamos y queríamos hacerlo), a un trabajito que había improvisado cada compañera. Y pudimos darnos cuenta, de lo que aquello nos despertaba…

  • Principalmente, temor/miedo a molestar, a estropear, a invadir…
  • También dio para darnos cuenta y reflexionar, sobre el motivo por el que entramos al juego, sobre qué nos mueve a actuar…

Cada taller, nos descubre siempre más de lo que pude imaginar al prepararlo y es que cada persona que participa, aporta una gama de matices, que enriquece enormemente la experiencia. El ser humano es increíble, cada ser humano, lo es.

Éste viernes, tenemos taller. Te vienes?

Pin It on Pinterest

Share This